La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha decidido en una ajustada votación, 15 votos a 13, que es el cliente quien debe pagar el impuesto de las hipotecas (Impuesto de Actos Jurídicos Documentados). Se vuelve así a la jurisprudencia que había estado vigente durante más de veinte años. Los jueces han estado debatiendo durante dos días en medio de una fuerte fractura.

El pasado 18 de octubre, en la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo determinó que eran los bancos, y no los clientes, quienes debían pagar el impuesto. Un día después, tras la reacción de los mercados, se frenaba esta decisión para volver a estudiar el caso. Finalmente, el Pleno que comenzó ayer lunes, ha tardado 2 días y unas 15 horas en adoptar un criterio definitivo: volver a el cliente sea el que pague.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here